Consejos para alquilar un piso

Suele decirse que el mercado inmobiliario es un mercado con un flujo constante de clientes, con gran rotación de inmuebles, … ¿Es cierto que alquilar un piso es ‘pan comido’?

Pues la verdad es que depende. No es lo mismo hablar de una casa en el centro de Madrid que en mitad del desierto de Los Monegros, ni tampoco serán iguales mis probabilidades de alquilar anunciando mi casa de cualquier manera que si sigo estos consejos para alquilar mi piso.

Cosas a tener en cuenta para alquilar un piso

El proceso de alquilar un piso suele ser algo complejo. No se trata solo de lograr encontrar un buen inquilino, sino también de asegurarse que nuestro inmueble cumple con todos los requisitos legales y de dejarlo todo bien atado en el contrato, no vaya a ser que el arrendatario que elijamos resulte finalmente no ser tan adecuado como aparenta en un primer momento.

trucos para alquilar mas rapido

Si queremos que la experiencia de alquilar resulte satisfactoria y no poner en riesgo algo tan preciado como puede ser un piso, nada mejor que seguir los siguientes consejos:

Estudia el precio de alquiler de la zona

Debes ser ante todo realista. La zona geográfica en la que se encuentra el piso es determinante en muchos sentidos.

Estudiar el resto de inmuebles en alquiler que se encuentran en la misma área te servirá para fijar un precio acorde a las características de tu piso.

Los potenciales inquilinos suelen visitar varios pisos en la zona que desean (por aquello de tener abiertas varias opciones), así que no tardarán en saber si el alquiler que ofreces está por encima (o por debejo) del precio medio del mercado.

Evidentemente, uno siempre puede recurrir a rebajar un poco el precio para alquilar el inmueble lo más pronto posible, pero también es conveniente tener en mente que el precio del alquiler se adapta al tipo de arrendatarios que vamos a meter en el piso.

Prioriza el trato cara a cara

Un consejo muy necesario tanto para propietarios como para futuros inquilinos. Si bien es cierto que Internet ha facilitado mucho las cosas y prácticamente nos permite conocer al dedillo un piso antes de visitarlo, nunca debemos realizar ningún pago o formalidad administrativa sin haber visitado in situ el piso y haber mantenido un encuentro con el/los propietario/s.

consejos para alquilar mi vivienda

Los engaños están a la orden del día en este sector y la mejor manera de minimizar la posibilidad de terminar siendo estafados es organizar un encuentro cara a cara entre ambas partes de la ecuación.

Solicita garantías más allá de la fianza

A estas alturas seguro que no hace falta que te expliquemos la importancia del contrato y de fijar todas las condiciones por escrito. Ahora bien, no debes conformarte con lo estrictamente necesario por ley y puedes establecer garantías que te permitan afrontar el alquiler del piso con mayor tranquilidad.

La fianza de un mes suele quedarse corta en el caso de que se presenten problemas y surja una discrepancia entre inquilino y propietario.

Por ejemplo, puedes optar por la contratación de un seguro de alquiler, el deposito del equivalente a un mes de renta en concepto de aval bancario o incluso que se incluya en el contrato a una tercera persona como fianza solidaria.

Cualquier garantía es poca al momento de cubrirnos las espaldas ante el impago, pues la justicia suele ser bastante lenta a la hora de actuar ante estas situaciones.

Deposita la fianza en el organismo correspondiente

Ya sabemos que en España somos demasiado amigos de no leernos las normativas y de hacer las cosas de la manera que más nos conviene en lugar de la manera correspondiente.

donde depositar la fianza

Seguramente sea por esto por lo que muchos caseros e inquilinos realizan el depósito de la fianza directamente en la cuenta del propietario y se quedan conformes.

Lo cierto es que esto supone una irregularidad, ya que la ley marca que la fianza debe depositarse en los organismos destinados a ello por cada Comunidad Autónoma.

En Madrid se encarga de esto el IVIMA y en Cataluña el Incasol. Es importante contar con ellos para el depósito de la fianza, puesto que no hacerlo puedo conllevar sanciones.

Actualiza la domiciliación de suministros

Tampoco son pocos los propietarios que, por evitarse el engorro de las gestiones, alquilan un piso sin cambiar la domiciliación de suministros. De este modo son ellos quienes siguen pagando las facturas y luego pasan el cobro a sus inquilinos.

pago de luz y agua en un alquiler

Este sistema suele ser problemático, no solo por las pegas de que el inquilino pueda negarse a pagar o solicite los recibos, sino también por los inconvenientes a la larga que puede generar.

Se han dado casos en los que el inquilino, una vez finalizado el contrato, no ha querido hacer frente a las facturas correspondientes (si el servicio es facturado cada 2-3 meses, la factura puede llegar tiempo después de haber abandonado el inmueble).

Es por todo ello que lo mejor será domiciliar en su cuenta los servicios que va a utilizar como inquilino y volver a cambiarlos una vez abandone el inmueble.

Lo normal en este último caso es que la compañía suministradora se encargue de hacer dos recibos, teniendo en cuenta las fechas de cambio de domiciliación y facture a cada parte la cantidad correspondiente.

Certificado energético

Las leyes relativas al arrendamiento de inmuebles obligan actualmente a que el propietario ponga a disposición del inquilino una copia del certificado energético.

debo tener certificado energetico para alquilar mi piso

Esto significa que, si mi piso no cuenta con este certificado (validez máxima de 10 años), debo encargarme de solicitar la realización del mismo para poder ofrecérselo al arrendatario en el momento de la firma del contrato.

Del mismo es recomendable respetar los tiempos y plazos, nada de ‘firmamos ahora y ya te daré tal papel la semana que viene’, porque este tipo de promesas suele derivar en incumplimiento, irregularidades y, sobre todo, la posibilidad de que alguna de las partes denuncie a la otra con ganas de sacar tajada.

Si estamos llevando a cabo una actividad regulada por ley, nada mejor que cumplir con los requisitos a rajatabla y no dejar ni una grieta a las malas intenciones.